martes, agosto 26, 2008

La hueva me invade.

Y no es una hueva común y corriente. Es una hueva en exceso abúlica... está cabrón...

2 comentarios:

Sánchez Villa dijo...

No estaba tan cabrona: al menos escribiste sobre ella.

Anónimo dijo...

Noooooo que raro!

Joco