jueves, febrero 26, 2009

Crónica de un evento (mal) anunciado.

ACTO I. 

Preludio.

En el auditorio del hospital, en la ceremonia de clausura de la residencia médica en ortopedia, ciclo 2005-2009. Presentes el director del hospital, médicos egresados y sus familias.

Director del Hospital. 

 "Ustedes tendrán una oportunidad que difícilmente se les volverá a presentar. Se ofertarán plazas y hemos recibido información de que muchos de ustedes obtendrán una plaza para trabajar en el IMSS. Sólo les recomiendo que tengan dignidad. No acepten irse a algún lugar que a ustedes no les plazca... ".

ACTO II. 

La Promesa.

En el auditorio del CMN Siglo XXI, en la ceremonia de clausura de residencias médicas 2009. Presentes aprox. 1400 egresados, algunos medios de comunicación, el director del IMSS, el mandamás del SNTSS y algunas personalidades más. 

Dr. Valdemar Mandamás.

  "Compañeros trabajadores, médicos recién egresados de las distintas especialidades que se imparten en el IMSS... () ... con orgullo les comunico que gracias al acuerdo que se ha logrado entre el sindicato y la empresa, la empresa y el sindicato, y a la disponibilidad de plazas de nueva creación, por primera vez en muchos años se contratará a la mayor parte de ustedes, el sindicato, en su esfuerzo por encontrar la seguridad económica y social de los trabajadores, ha pugnado por.... ()".

Director del IMSS. 

 "Bienvenidos a las filas de trabajadores del IMSS, ustedes son nuestro mayor activo, no podemos permitir que los médicos mejor formados vayan a formar parte de otras instituciones ... () ... acudan mañana a las 9:00 AM al congreso en el que se definirán las plazas que se ofertarán en esta oportunidad, no falten, seguramente habrá algo para ustedes".

Acto III. 

Reality bites.

Los mismos 1,400 egresados y personal tanto del sindicato como de la empresa. 

Arribamos a las instalaciones del sindicato como se nos indicó, a las 9:00 AM. Obvio, a muchos nos faltaban copias de la documentación así que soportamos tediosos minutos de filas, que sirvieron como un preludio para lo que nos esperaba. 

Primero, muy cagado, fuimos llegando a donde sería el congreso. Personalidades provenientes de toda la república nos esperaban con sus stands en el sitio. Cada uno de ellos nos intentaba convencer de que su estado/delegación era el mejor para trabajar, de que ahí seríamos felices y encontraríamos la satisfacción profesional. Incluso algunos estados trajeron a mujeres guapas con ropas estalladas a modo de edecán. Aquello parecía no un congreso de asignación de plazas para trabajar en el IMSS, si no una feria de agentes de viajes. 

Todo mundo te sonreía, las mujeres te coqueteaban, todo mundo te trataba muy bien. Demasiado bien. 

"Baja California Sur cuenta con pinturas rupestres en muchas de sus localidades. Destinos de playa cercanos y hermosos atardeceres. Conviva en los ecosistemas únicos que sólo la península le puede ofrecer", predicaba una mujer proveniente del estado. 

"Ándenle, vénganse a Guadalajara, es una ciudad muy bonita, hay mujeres muy bellas, además encontrarán las mejores tortas ahogadas del mundo"  (    O_o    )  gritaba al micrófono un delegado proveniente de Jalisco. 

"Tamaulipas... la puerta grande de México... estado de tradición, donde será tratado con hospitalidad, contamos con excelentes oportunidades de trabajo, tanto en los hospitales del IMSS como los del ISSSTE, así como los Hospitales Privados como el San José y la Clínica Prado Sur... () ... " decía la grabación parte del video que se proyectaba en una pantalla en una esquina, el cual estaba a un volumen escandaloso y lo estuvieron pasando una y otra vez desde las 10:00 AM hasta las 6:00 PM.

Sí, hasta las 6:00 PM, por que iban pasando por especialidad y adiviven qué: ortopedia era la última. Pero eso no es todo. Corrió el rumor de que se cayó el sistema, se fue la luz en dos ocasiones, siendo suplida por una planta de gasolina... bueno, estuvimos ahí en ayunas (bueno, casi... había un Oxxo cerca) hasta que nos pasaron, por fin, como a eso de las 22 horas. Nos explicaron la dinámica de la elección de plazas, nos acomodaron, nos dieron una ficha y se dispusieron a darnos el siguiente discurso "moralizador":

Individuo de aspecto siniestro. 

 "Los dejamos al último dado que tenemos un problema con su especialidad. El panorama para su especialidad es aterrador. No hay plazas disponibles y no hay manera de generarlas. La situación está muy difícil. No los podemos ayudar."

¿Y después de 13 horas de espera me salen con esa mamada?. Verga, sólo estamos mendigando trabajo, no queremos nada gratis, tan sólo un lugar dónde ganarnos la chuleta. Me lleva la chingada. 
 
Pues ya. Pasamos a elegir algunas plazas temporales (2 para 52 aspirantes) y para el resto sólo plazas eventuales. En hacer eso nos tardamos más de 4 horas. A las 4:10 de la mañana del día siguiente, con el cansancio de todo el día encima (aunque debo decir, excelentemente tratados por los encargados del proceso) sólo faltaba una docena de propuestas laborales por imprimir para firmar... claro, entre ellas estaba la mía. 

Para acabarla de chingar, se acabó el toner y a eso de las 4:15 horas se nos dijo a los faltantes: "Pues vénganse mañana a las 10:00 AM para recoger sus propuestas"... me quería enojar, pero no pude. Estaba demasiado harto y cansado como para enojarme. Además esas personas que nos estaban atendiendo, también tenían desde temprano y a pesar de la chinga que les representó todo eso, siguieron tratándonos bien. Creo que ya sé lo que es el Síndrome de Estocolmo. 

1 comentario:

Marripotita dijo...

Jajajaja, ¡Síndrome de Estocolmo!, jajajaja... La empatía por el otro es genial. Imagino: ¡Pobrecitos ellos!, nos estuvieron atendiendo muy bien, deben de estar cansados, y aun así, nos sonríen, jajajaja (experiencia propia)... ¡Saludos! =)